OS ENTREGO MI VIDA

Image and video hosting by TinyPic OS ENTREGO MI VIDA

martes, 24 de febrero de 2009

¿QUÉ ES LA CUARESMA?

La Cuaresma es el tiempo litúrgico de conversión, que marca la Iglesia para prepararnos a la gran fiesta de la Pascua. Es tiempo para arrepentirnos de nuestros pecados y de cambiar algo de nosotros para ser mejores y poder vivir más cerca de Cristo.

La Cuaresma dura 40 días; comienza el Miércoles de Ceniza y termina antes de la Misa de la Cena del Señor del Jueves Santo. A lo largo de este tiempo, sobre todo en la liturgia del domingo, hacemos un esfuerzo por recuperar el ritmo y estilo de verdaderos creyentes que debemos vivir como hijos de Dios.

El color litúrgico de este tiempo es el morado que significa luto y penitencia. Es un tiempo de reflexión, de penitencia, de conversión espiritual; tiempo de preparación al misterio pascual.

En la Cuaresma, Cristo nos invita a cambiar de vida. La Iglesia nos invita a vivir la Cuaresma como un camino hacia Jesucristo, escuchando la Palabra de Dios, orando, compartiendo con el prójimo y haciendo obras buenas. Nos invita a vivir una serie de actitudes cristianas que nos ayudan a parecernos más a Jesucristo, ya que por acción de nuestro pecado, nos alejamos más de Dios.

Por ello, la Cuaresma es el tiempo del perdón y de la reconciliación fraterna. Cada día, durante toda la vida, hemos de arrojar de nuestros corazones el odio, el rencor, la envidia, los celos que se oponen a nuestro amor a Dios y a los hermanos. En Cuaresma, aprendemos a conocer y apreciar la Cruz de Jesús. Con esto aprendemos también a tomar nuestra cruz con alegría para alcanzar la gloria de la resurrección.

40 días

La duración de la Cuaresma está basada en el símbolo del número cuarenta en la Biblia. En ésta, se habla de los cuarenta días del diluvio, de los cuarenta años de la marcha del pueblo judío por el desierto, de los cuarenta días de Moisés y de Elías en la montaña, de los cuarenta días que pasó Jesús en el desierto antes de comenzar su vida pública, de los 400 años que duró la estancia de los judíos en Egipto.

En la Biblia, el número cuatro simboliza el universo material, seguido de ceros significa el tiempo de nuestra vida en la tierra, seguido de pruebas y dificultades.

La práctica de la Cuaresma data desde el siglo IV, cuando se da la tendencia a constituirla en tiempo de penitencia y de renovación para toda la Iglesia, con la práctica del ayuno y de la abstinencia. Conservada con bastante vigor, al menos en un principio, en las iglesias de oriente, la práctica penitencial de la Cuaresma ha sido cada vez más aligerada en occidente, pero debe observarse un espíritu penitencial y de conversión.

El artículo completo
aquí. También os dejo dos videos para que podáis reflexionar el auténtico significado de este tiempo fuerte de preparación a la Pascua de Resurrección para los cristianos.



lunes, 9 de febrero de 2009

"DECLARAMOS LA GUERRA AL HAMBRE"


Esta fue la proclama de un grupo de mujeres hace 50 años que dio como fruto el nacimiento de MANOS UNIDAS. Os copio un pequeño extracto de aquel manifiesto histórico para la Iglesia de este país y para el mundo, especialmente el que muere de hambre, porque gracias a Dios, sigue teniendo un portavoz profético. Para leerlo entero pincha aquí

El día 2 de julio de 1955, la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC) hacía público un manifiesto en el que anunciaba su compromiso para poner su capacidad de movilización y de sensibilización el servicio de una causa que no podía esperar: la lucha activa contra el hambre en el mundo. En España, las Mujeres dela Acción Católica tomaron el testigo, propusieron un Día del Ayuno Voluntario, e hicieron un llamamiento para combatir
tres tipos de hambre: de pan, de cultura y de Dios. Así nació la primera Campaña Contra el Hambre, que ahora cumple 50 años.
“Nosotras, mujeres del mundo entero, llamadas por la naturaleza a dar la vida, protegerla y alimentarla, no podemos aceptar por más tiempo que las fronteras del hambre se inscriban en nuestro globo con trazos de muerte”. Parece una apelación de hoy, pero son las palabras con las que las mujeres de la UMOFC, hace 50 años “declararon la guerra al hambre”.