OS ENTREGO MI VIDA

Image and video hosting by TinyPic OS ENTREGO MI VIDA

miércoles, 21 de enero de 2009

30 DE ENERO JORNADA POR LA PAZ Y LA NO VIOLENCIA

Desde este blog de Religión aportamos nuestro granito de arena a esta jornada por la paz y la no violencia, con esta canción del grupo "marista" Kairoi. Igualmente, agradecemos al grupo de alumnas de 3º que ha colaborado con ilusión, preparando esta canción cuya letra tenéis aquí


jueves, 8 de enero de 2009

SAN PANCRACIO, EL JOVEN MÁRTIR


Hay situaciones en las que en la tradición religiosa popular nos encontramos la devoción de los santos mezclada con elementos que se identifican más con la superstición o la magia, esto ha ocurrido y ocurre en todas las religiones incluidas las más evolucionadas como es el caso del cristianismo. Sin ánimo de ser exhaustivo, un ejemplo lo encontramos en este santo joven que murió a la edad de 14 años víctima de la persecución de Diocleciano (303-311) y al que vemos en las imágenes que se exponen en hogares y demás ,con una ramita de perejil o un real en el dedo para solicitar beneficios materiales.

¿Pero quién fue en realidad Pancracio? Aparece en la novela "Fabiola", escrita en el siglo XIX por el cardenal Nicolás Wiseman, en la que muere bajo las fáuces de una pantera como su padre. Sin embargo, parece que su muerte fue por decapitación por ser un ciudadano romano.

Querido José Aurelio, y amigo invisible que tuviste el detalle de regalarme su imagen, como sé que tu hambre de conocimiento es de una voracidad ilimitada, te pongo más información ahora.


San Pancracio

Fiesta: 12 de mayo +304
Huérfano de 14 años traído a Roma por su tío. Se convirtió a la fe y fue martirizado al día siguiente de su bautismo, rechazando premios y ayudas para el futuro si renegaba de su fe. Luego de dar las gracias a sus verdugos, no dudó en sacrificar su juventud para mantenerse fiel a Cristo. El mismo día fueron martirizados
S. Nereus, S. Aquileo.
Murió mártir, decapitado c. 304 en Roma a los quince años (aprox)
Nacido en Frigia, provincia romana del Asia Menor. Su padre era un noble pagano llamado Cleonio que falleció cuando el niño tenía siete años. Pancracio fue a vivir con su tío paterno, Dionisio, quien fue un excelente modelo. Se trasladaron a Roma cuando el niño tenía diez años. Dionisio y Pancracio tienen un criado cristiano que los evangeliza y los pone en contacto con el Papa. Así conocen a fondo el cristianismo y se convierten. Fueron bautizados y recibieron la comunión. Enseguida se despojaron de muchas posesiones en favor de los pobres.
El emperador Diocleciano, decretó una persecución (la última del imperio romano) contra el Cristianismo. Al poco tiempo Pancracio fue denunciado al emperador, quien conocía a su difunto padre. Le dijeron "El hijo de Cleonio de Frigia se ha hecho cristiano y está distribuyendo sus haciendas entre viles personas; además, blasfema horriblemente contra nuestros dioses".
Diocleciano mando llamar a Pancracio y conversó largo tiempo con el, tratando de persuadirlo a que renunciase a Jesucristo. Al no lograrlo le condenó a muerte. En el lugar del martirio Pancracio se arrodilló, levantó los ojos y las manos al cielo, dando gracias al Señor porque había llegado a ese momento. Le cortaron la cabeza. Por la noche una noble señora, llamada Octavila, hizo recoger su cuerpo, lo embalsamó, lo amortajó con un lienzo precioso e hizo que lo entierren en un sepulcro nuevo, cerca del lugar del martirio.
El Papa Vitaliano envió sus reliquias desde el cementerio de Calepodius en Roma a Inglaterra para evangelizar y para instalar en los altares. San Agustín de Canterbury dedicó la primera Iglesia de Inglaterra a San Pancracio.
Es titular de una Basílica romana. Aquí los que habían sido bautizados el Sábado de Gloria dejaban sus vestidos blancos en el domingo octava de la Resurrección (llamado Dominica in Albis). Era un acto conclusivo de la Pascua. Sobre la tumba de San Pancrasio renovaban el juramento de fidelidad a Jesucristo. Desde entonces ha sido un santo muy amado, protector de inocentes y de las víctimas de la perjurio.
Patrón contra falsos testimonios, contra perjurio, juramentos, tratados, dolores de cabeza y calambres.