OS ENTREGO MI VIDA

Image and video hosting by TinyPic OS ENTREGO MI VIDA

miércoles, 26 de marzo de 2008

EL CASO GALILEO GALILEI


Existen en el ámbito de la relación fe-ciencia, temas que siguen levantando ampollas y que sirven, en muchos casos, de argumento para desprestigiar a la Religión o a la Iglesia, muchas veces más desde el apasionamiento visceral que desde la argumentación contrastada. El caso Galileo es un ejemplo claro. Sin embargo, resulta evidente que cuando alguien se preocupa en estudiar a fondo estos tópicos aparecen datos que, quién lo iba a sospechar, tiran por tierra muchas falsas ideas. Aquí tenemos un ejemplo.



Según una reciente encuesta del Consejo de Europa elaborada entre los estudiantes de ciencias de la UE, casi el 30 % cree que Galileo fue quemado vivo en la hoguera por la Iglesia por defender sus teorías, mientras que el 97 % piensa que fue sometido a torturas. El 100 % conoce la frase «Eppur si muove!» (¡Y sin embargo se mueve!) que había susurrado con rabia después de la lectura de la sentencia condenatoria. Y, sin embargo, todo lo anterior es rotundamente falso.
Galileo fue un gran hombre de ciencia, pero no infalible. Según relata Vittorio Messori en Leyendas negras de la Iglesia, cuando el 22 de junio de 1633 escuchó la sentencia contra su tesis, se limitó a dar las gracias a los diez cardenales autores de la misma, de los cuales tres habían votado por su absolución, ante la moderada pena que se le impuso. El científico tenía razón en su tesis heliocéntrica pero había intentado «tomar el pelo a estos jueces, entre los cuales había hombres de ciencia de su misma envergadura», asegurando que sus teorías «publicadas en un libro impreso con una aprobación eclesiástica arrebatada con engaño, sostenían lo contrario de lo que se podía leer». Es más, en los cuatro días de discusión previos a la sentencia, «sólo fue capaz de presentar un argumento experimentable y comprobable a favor de que la Tierra giraba en torno al Sol. Y era erróneo: decía que las mareas eran causadas por la sacudida de las aguas a causa del movimiento de la Tierra». Sus jueces y colegas defendían que las mareas se debían a la atracción de la Luna, lo que, siendo correcto, sólo mereció un comentario por parte de Galileo: que esa tesis «era de imbéciles». Llovía sobre mojado porque, años antes, ya había cometido otro grave error al asegurar que unos meteoritos observados en 1618 por astrónomos jesuitas e identificados por éstos como «objetos celestes reales» no eran según él más que «ilusiones ópticas». Respecto a la condena, Galileo no sufrió violencia física ni pasó un solo día en los «sórdidos calabozos de la Inquisición»: en Roma, se alojó en una residencia de cinco habitaciones con vistas a los jardines del Vaticano y un servidor personal, todo a cuenta de la Santa Sede. Y, tras la sentencia, fue alojado en la Villa Médici primero y luego en el palacio del arzobispo de Siena, antes de regresar a su propia villa de Arcetri, que tenía el elocuente nombre de La Joya. No perdió la estima ni la amistad de obispos y científicos amigos suyos ni se le impidió continuar con sus trabajos. Lo que por cierto le permitiría publicar poco después sus Discursos y demostraciones matemáticas sobre dos nuevas ciencias,considerada como su obra maestra. Las penas impuestas (prohibición de desplazarse libremente alejándose a su antojo de su hogar y rezar una vez por semana los siete salmos penitenciales) le fueron levantadas a los tres años. Galileo tuvo suerte: si hubiera sido juzgado por las autoridades de la Iglesia protestante sí hubiera podido acabar en la hoguera como otros científicos que tuvieron la desgracia de caer en manos de los líderes religiosos defensores de la Reforma. El propio Lutero consideraba a Copérnico como «un astrónomo improvisado que intenta demostrar de cualquier modo que no gira el Cielo sino la Tierra», lo cual «es una locura»; fue Lutero también quien advirtió de que «se colocará fuera del cristianismo quien ose afirmar que la Tierra tiene más de seis mil años» y otras amenazas semejantes. Finalmente, «Eppur si mouve!» resulta en este contexto una frase valiente y rebelde pero no la pronunció Galileo. Se la inventó el periodista Giuseppe Baretti en 1757 en una descripción de la obra del astrónomo.


Por Paul h. Koch Doctor en Humanidades, Historia y Ciencia Sociales

5 comentarios:

Anónimo dijo...

esta informacion es muy interesante y sinceramente felicito a quien la haya redactado..........bueno no tengo nada mas que decir........soloo q me gusto mucho esta info,y me ayudo mucho con mi tarea.
asi q gracias
byeeeeeeeeeeeee

oswaldo guerra dijo...

la verdad es interesante, pero si hablamos de porcentajes; todo lo escrito es 100 falso y 100 romantico, ojala pongan que la ignorancia reliosa se opuso al persererancia de un hombre que se reveló a la inquisicion que es sinonimo de sufrimiento, ah¡ pongan que ese término estubo impulsado por la "fé católica". me gusto la informacion, sigan escribiendo de esa manera

Anónimo dijo...

El libro al que se refiere Galileo es de Copernico, que si fue publicado con aprobación del Vaticano, es una pena que para contar otra parte de la verdad, se intente mostrar que ser juzgado y condenado por pensar distinto no es malo si se esta en jaula de oro…

Indalecio Soler Vera dijo...

Creo que el artículo-comentario no pretende justificar nada, y menos que es preferible una jaula de oro antes que morir por pensar distinto, sino que intenta poner las cosas en su sitio en lo que respecta a uno de los casos que más se han utilizado y se siguen utilizando para desprestigiar a la Iglesia sin otro argumento que todo vale si es la Iglesia a la que hay que atacar. Nadie mejor que la Iglesia conoce y reconoce sus errores históricos, y en el caso de Galileo, ni este era un bendito ni un científico infalible, está comprobado que cometió errores en sus estudios e investigaciones y que tampoco fue un modelo de padre, lo cual ni quita ni pone nada en contra de sus aciertos y aportaciones a la ciencia.

tonyon dijo...

estos desgraciados ignorantes religiosos creen que van a poder amenazar a todo el Mundo "por los siglos de los" con su Inquisicióm como hicieron con Galileo. ES VERDAD QUE LA RELIGIÓN ES MENTIRA.